«Vamos a ir a la Corte Constitucional», Ecuador rechazó la legalización del aborto por violación

La Asamblea Nacional de Ecuador rechazó una reforma al Código Penal que buscaba extender la despenalización del aborto en caso de violación, incesto, malformaciones letales del feto e inseminación artificial no consentida. Con 65 votos a favor, 5 menos de los necesarios, la Asamblea eligió mantener un Código de 1938, que obliga a maternar a las personas gestantes víctimas de violencia sexual y criminaliza con penas de 6 meses a 2 años a quienes abortan.

“Hicimos un gran trabajo, nos ofrecieron los votos y al final se viraron”, lamentó Virginia Gómez de la Torre, integrante del Frente Ecuatoriano por la Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos y presidenta de la ONG Fundación Desafío.

Hoy en día hay en Ecuador 300 mujeres judicializadas, ocho de ellas presas, por haber decidido interrumpir un embarazo producto de una violación. A las niñas, que son inimputables, la Justicia las obliga a realizar trabajo comunitario.

Cinco comités de la ONU reclamaron al Estado de Ecuador que revea su legislación y dieron su visto bueno al proyecto “para que las niñas puedan, en condiciones seguras, abortar y ser atendidas tras hacerlo”, de acuerdo al Comité de los Derechos del Niño de la ONU.

“Ninguna de las causales se cumple con cabalidad y la realidad de las violaciones en el país es atroz”

Virginia Gómez de la Torre, referente feminista

La Asamblea Legislativa le dio la espalda a la oportunidad de acabar con la criminalización que sufren las personas gestantes abusadas que deciden frenar su embarazo, en un país en el que tres mil niñas son violadas y se embarazan producto del abuso cada año, de acuerdo a cifras oficiales.

Los números estremecen. Cada día, siete niñas menores abusadas de 14 años dan a luz y otras siete por día deciden interrumpir su embarazo.

De acuerdo al Código actual, el aborto sólo es legal en dos causales: en caso de violación a un mujer con discapacidad mental y cuando la vida de la madre está en peligro producto del embarazo. “Pero ninguna de las causales se cumple con cabalidad y la realidad de las violaciones en el país es atroz”, advirtió Gómez de la Torre, integrante del Frente Ecuatoriano por la Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos y presidenta de la ONG Fundación Desafío.

Para De La Torre, referente feminista que lucha hace 11 años para que el aborto sea legal por causales contra la élite y la Iglesia ecuatoriana, “ahora es el momento” de que el país modifique sus leyes para adecuarse a los estándares internacionales en la protección de los derechos reproductivos y sexuales. A pesar del rechazo, ya tienen preparado un proyecto para presentar directamente en la Corte Constitucional. Como en Argentina, el pañuelo que eligieron como bandera de lucha es el verde.

«Las mujeres y niñas se mueren por abortos complicados y son causas prevenibles«, Virginia Gómez de la Torre

*Entrevista realizada antes de la votación

— ¿Por qué es importante que se apruebe esta iniciativa? Cómo es la legislación en Ecuador respecto al aborto en la actualidad?

— Esta es una vieja reivindicación que tiene 11 años, desde que se aprobó la Constituyente y se elaboró un nuevo Código Penal. En ese momento, el presidente Rafael Correa dijo que sobre su cadáver se iba a aprobar ese proyecto. Pero ahora es el momento, porque se está debatiendo la reforma por las cuatro causales.

Es importante que se apruebe porque la situación de las violaciones en Ecuador es dramática. 3 mil niñas se embarazan cada año según cifras oficiales. Además, hay una realidad de judicialización que atenta contra los derechos. Hay actualmente 300 mujeres judicializadas y ocho presas. Las niñas de 14 son inimputables, no van a la cárcel, pero las obligan a hacer trabajo comunitario a pesar de que abortan por haber sufrido una violación. Es inconcebible que un país que se precia de tener programas contra la violencia de género obligue a parir a las niñas.

— ¿Qué derechos se está violando el Estado al obligar a una niña abusada a parir?

El derecho a la vida en primer lugar, porque ellas tienen más posibilidades de morir por abortos inseguros porque son cuerpos inmaduros. También el derecho a una sexualidad libre, sin violencia. Las niñas empiezan su sexualidad con una violación y después con maternidad forzada. Eso es atroz. Vulneran su derecho a la libertad.

— ¿Cuáles son los argumentos de las personas que manifestaron públicamente su rechazo?

— Dicen que no hay ninguna mujer presa, pero es mentira. Dicen también que las niñas no están presas, que las violaciones no producen embarazos porque el momento es tan estresante que no se produce ovulación, que la mortalidad por aborto por violación no existe e inclusive que las cifras de muerte materna son extremadamente más bajas a las de acvs o enfermedades como la diabetes. Nosotros les decimos que las mujeres y niñas se mueren por abortos complicados y que son causas prevenibles y evitables, no así las enfermedades. Son comparaciones antitécnicas. También dicen que el aborto es un crimen con otro crimen y que las mujeres quedan afectadas, los mismos argumentos que se escucharon por allá por Argentina en la votación por la despenalización.

— ¿Cómo operó la presión de la Iglesia antes de la votación? Vi que hubo cadenas de oraciones en estos últimos días…

La élite y la iglesia catolica evangelica se han juntado. El que dirige la iglesia evangélica es el pastor Néstor Zavala, quien se juntó con el arzobispo Luis Cabrera. A Zavala le quitaron los derechos políticos y tiene denuncias de violencia extrema contra su pareja. Esa es la calidad de dirigentes evangélicos que están contra el proyecto.

— Recién mencionabas el proceso que se llevó adelante en Argentina por la despenalización, ¿ustedes creen que este proyecto puede abrir paso a una legalización total?

— Es un momento importante de despenalización social que abre un camino para lo otro, pero no creemos que sea posible ahora.

— ¿Qué esperan de la votación? Los partidos aclararon que sus opiniones iban a ser “personales” y no consensuadas con las fuerzas…

Necesitamos 70 votos de 137. En el conteo mas pesimista, teníamos 70 votos; en uno más esperanzador, como 77 votos. Ahora hemos conseguido tres votos más, pero no sabemos qué puede pasar. De aprobarse, sería inédito que en Ecuador se despenalice por causales en la Asamblea porque en Argentina fue en la Corte y en Colombia también. Ojalá lo logremos. Lo planteamos en la Asamblea porque veíamos que estaba la posibilidad por las discusiones sobre la reforma penal, pero sino lo logramos acá lo vamos a hacer en la Corte Constitucional, ya tenemos la propuesta lista.