Agroempresa y agricultura familiar

El año próximo será el de la Agricultura Familiar y de eso habló Andrés Berterreche, dirigente del Movimiento de Participación Popular de Uruguay, ex funcionario a cargo del Instituto Nacional de Colonización. Se refirió a la diferenciación que debe existir entre las políticas para el agronegocio y para la agricultura familiar. Se trata de un debate que se extiende por la región.

 La República (Uruguay)

“En América Latina el concepto agricultura familiar no es desconocido ya que aquí existe una cultura campesina que en nuestro país está representada por lo que antes se pretendía englobar en los pequeños productores”, expresó Berterreche al programa “Hoy no es un día cualquiera” de La Catorce 10 .

Remarcó que “el reconocimiento a un sector agropecuario y el Año de la Agricultura Familiar nos va a permitir focalizar más la atención de toda la sociedad y no solo de aquellos que ya de antemano estamos jugados a desarrollar una forma de producir la tierra diferente a la que puede hacer la agroempresa”.

“No hay un solo campo, por lo menos hay dos: uno es la agroempresa y otro, la agricultura familiar y es seguro, que por ser el espacio más débil, la agricultura familiar es la que defendemos, para que la agroempresa no se la coma en dos panes. El agricultor familiar tiene al menos tres características: accesos limitados a los recursos de tierra y de financiamiento, una preponderante relación de la fuerza de trabajo familiar y una actividad agropecuaria, forestal, relacionada a la pesca, a la acuicultura, etc. que está desarrollada en el propio territorio ya que no se hace a distancia, se hace directamente allí”, manifestó.

Por eso planteó la importancia de contar con “dos políticas diferenciales porque tratar de aplicar las mismas políticas al agro para una empresa multinacional que para un productor familiar, conduce a que seguramente el que va a ir a la paliza es el productor familiar porque no tiene las características que tiene la otra”.

Leer artículo completo aquí