Acusan a Bolsonaro en La Haya por su “estrategia genocida” con el coronavirus

Más de 60 sindicatos de la salud brasileños se presentaron ante la Corte Penal Internacional (CPI) para acusar al presidente Jair Bolsonaro por genocidio debido a su gestión de la pandemia de coronavirus. Brasil es el segundo país del mundo con más casos y muertes por el virus, pero el mandatario minimiza la enfermedad y reniega de las medidas de distanciamiento social.

La Fiscalía de la CPI dijo que recibió una “comunicación” contra el mandatario de la Red Sindical Brasileña UNI-Saúde, que representa a más de un millón de profesionales. “Analizaremos los materiales presentados, según corresponda, de conformidad con el Estatuto de Roma y con total independencia e imparcialidad”, explicaron desde la Fiscalía.

El Estatuto de Roma, la carta fundacional de la CPI, posibilita a través de su artículo 15 que organizaciones, ONGs y también personas individuales envíen información documentando supuestos delitos. La documentación presentada es tratada como “comunicaciones”, no como denuncias o querellas por responsabilidad penal.

“Es un crimen contra la humanidad”

El documento de más de 60 páginas entregado a la CPI acusa a Bolsonaro de “llevar a cabo una estrategia genocida” en su gestión de la pandemia, explicó la secretaria general del Sindicato de los Trabajadores Públicos de la Salud de Sao Paulo, Célia Regina Costa.

Entre las razones que llevaron a la coalición a presentar la queja ante el tribunal internacional, Costa subrayó el menosprecio de Bolsonaro hacia la pandemia, la cual llegó a calificar de “gripecita”, y su férrea defensa de la cloroquina, un medicamento cuya eficacia en el combate a la covid-19 no ha sido comprobada científicamente.

“Ese comportamiento irresponsable y que afronta las orientaciones de las autoridades internacionales de Salud, con la exposición de millones de personas es crimen contra la humanidad“, señaló Costa en el documento presentado ante la CPI.

Una presentación para aumentar la presión contra Bolsonaro

“Sabemos y somos conscientes de que el tribunal tarda. Ya hay otras denuncias contra Bolsonaro y conocemos las limitaciones, pero es importante“, admitió Costa sobre las dificultades de que el proceso concluya con la apertura de una investigación por parte de la corte internacional.

La dirigente sindical señaló que la acusación también tiene como objetivo aumentar la presión interna sobre Bolsonaro con el fin de que “cambie la lógica” en el manejo de la crisis del coronavirus.

Brasil es actualmente el segundo país del mundo con más casos de coronavirus con más de 2,4 millones y más de 88.000 muertes, por detrás de Estados Unidos.