Acuerdos vigentes

Guatemala

Hoy se conmemora el aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz y, a 18 años de ese día, el espíritu de la construcción de un país con igualdad de oportunidades se mantiene vigente. El fin de la violencia política sentó las bases para la construcción de Guatemala. Aún queda mucho por mejorar, pero el espíritu de seguir construyendo un país mejor para el futuro prevalece.

El general de brigada Otto Pérez Molina y el Secretario General del Partido Guatemalteco del Trabajo (comunista) Ricardo Rosales Román.Redacción- AGN (Guatemala)

Los Acuerdos de Paz, que pusieron fin al conflicto armado interno en Guatemala, mantienen vigente el espíritu de la construcción de un país con igualdad de oportunidades; 18 años después de su firma, algunos de los actores involucrados resaltan ese aspecto como el más importante y por el cual se debe seguir trabajando.

Este 29 de diciembre, el país centroamericano conmemora la rúbrica de aquel pacto que dio por terminado el enfrentamiento entre el Ejército de Guatemala y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), que tuvo lugar de 1960 a 1996.

La noche de aquel domingo será recordada siempre por la población guatemalteca, el entonces presidente Álvaro Arzú signaría el cese al fuego en el Patio de la Paz del Palacio Nacional de la Cultura, ubicado en el Centro Histórico de la capital.

Mientras, las fuerzas armadas eran representadas en aquella oportunidad por Otto Pérez Molina, quien ahora presenciará, por segundo año consecutivo como Presidente de la República, el décimo séptimo aniversario de la firma.

Los años han pasado y los participantes del acuerdo se han involucrado en distintos aspectos de la realidad nacional o internacional; la Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN) conversó con algunos de ellos para conocer la visión de Guatemala, antes y después del término de la guerra.

Espíritu prevalece

El francés Jean Arnault, moderador del proceso de paz de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a partir de 1994, hasta el final del mismo, hace una reflexión de  los avances del Acuerdo, así como del papel jugado por el ahora mandatario de la Nación.

A consideración del exdiplomático, la pacificación en Guatemala marcó una ruta de trabajo y norma para otros procesos en el mundo, al abarcar aspectos para la construcción de un país y darle solución a los problemas que provocaron el conflicto.

“El proceso recogió intereses nacionales, se buscó resolver no solo los intereses de los grupos involucrados en el conflicto”, detalló.

A la vez, mencionó que lo más importante 18 años después de la Firma de la Paz, es la prevalencia del espíritu de construir una nación con desarrollo para todos.

“Lo que más me impresionó del Proceso de Paz fue la voluntad durante la negociación, y que prevalece en la aplicación de los acuerdos, que es la de lograr la  construcción de un país, hemos tenido aciertos y desaciertos, pero lo que se mantuvo por parte de todos los involucrados es esa ambición de lograr una Guatemala nueva”, destacó.

Generó confianza

Para Arnault, también es importante mencionar el papel del actual gobernante del país centroamericano, porque siendo representante de las fuerzas armadas, en ese entonces logró generar la confianza entre los involucrados de que el conflicto había terminado.

“Debo destacar que el papel del Ejército no fue solo participar en una negociación…generaron confianza entre las partes de que el conflicto estaba terminado, que no hubo ningún pensamiento más allá de reanudar el fuego; esto solo se pudo lograr con una relación entre los protagonistas de la guerra, y debe dársele un reconocimiento especial a Otto Pérez Molina, porque eso fue, el garante de no retomar el conflicto”, explicó.

Asimismo, hace mención de los acuerdos generados desde su posición como representante del Ejército, dándole seguimiento a las propuestas planteadas en la Comisión de Paz.

“Es importante el protagonismo del presidente Otto Pérez Molina…dio seguimiento a lo hecho por otros miembros del Ejército, en aquel momento siendo General se logró el acuerdo socioeconómico, sobre el fortalecimiento civil, así como el tema electoral constitucional, la reinserción de la URNG, se firmaron cosas muy importantes”.

Guatemala cambió

Raquel Zelaya, integrante de la Comisión de Paz, destacó el cambio que se ha dado en Guatemala después del fin del conflicto armado interno, porque prevaleció el interés de las aspiraciones de los ciudadanos guatemaltecos.

“Hubo una época donde nadie visitaba Guatemala por temas oficiales o diplomáticos, tampoco invitaban a los Presidentes… la firma de los Acuerdos de Paz no significa que resolvió los problemas, es un mensaje de que los problemas de siempre tienen un escenario diferente para poder seguir resolviéndolos”, mencionó.

Mientras Gustavo Porras, secretario privado de la Presidencia en esa época, menciona el protagonismo que tuvo el entonces general Pérez Molina, por su amplio conocimiento de la realidad nacional y necesidades de la población, siendo bien recibido como representante de las fuerzas castrenses.

Porras también destacó que lo más importante de esos años fue que acabó la violencia política en el país.

El secretario de la Paz del actual gobierno, Antonio Arenales Forno, resaltó la importancia de hacer una evaluación de los cambios percibidos desde la época del conflicto, con la realización de eventos electorales democráticos y libres.

Los retos son muchos, aún falta por hacer, pero el espíritu de seguir construyendo un país mejor para las próximas generaciones prevalece.

 

Leer el artículo aquí