Aborto legal en México: la corte aprobó la objeción de conciencia con límites

A menos de una semana de asegurar que es inconstitucional penalizar el aborto, la Suprema Corte de México aprobó la objeción de conciencia en los casos que no corra peligro la vida del paciente como lo establece la Ley de Salud. Los tres jueces que votaron en contra de la resolución resaltaron que la medida carece de perspectiva de género y advirtieron que las personas gestantes serán las más afectadas

Puntualmente, reconocieron como constitucional el derecho a la objeción de conciencia médica, pero aclararon que solo es de forma individual y con la obligación de que el Estado garantice la protección de la salud de los pacientes. La reforma no legaliza la discriminación ni avala negar un aborto o tratamiento, pero crea un ambiente que perjudica a mujeres, la comunidad LGBT y otras minorías.

La decisión de los magistrados tiene jurisprudencia nacional y será clave en juicios similares en todos los estados. 

El fallo llega una semana después de que la misma corte dictara una sentencia histórica para impedir las condenas hacia las mujeres que interrumpen su embarazo, pero también hacia el personal médico que las ayuden con consentimiento.  

El pleno del máximo tribunal de justicia analizó un artículo de la Ley General de Salud impugnado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). La ley actual indica que “cuando se ponga en riesgo la vida del paciente o se trate de una urgencia médica, no podrá invocarse la objeción de conciencia, en caso contrario se incurrirá en la causal de responsabilidad profesional”.

El ministro Luis María Aguilar se declaró a favor de la objeción médica y negó que se trate de una restricción al derecho a la salud cuando no se trate de un caso de urgencia médica y dijo que se trata más bien de un derecho a la libertad religiosa y de conciencia

Tres magistrados estuvieron en desacuerdo y al rechazar la propuesta argumentaron que la decisión atenta contra el derecho de las mujeres y personas gestantes.

El presidente de la Corte, Arturo Zaldívar dijo que no compartía la inicativa y que la ley carece de perspectiva de género, al no reconocer “que son mujeres, personas gestantes, de diversidad sexual y de menos recursos quienes sufren los impactos de la objeción de conciencia en el ámbito de la salud”.

Además, Zaldívar aseguró que el Estado mexicano debe contar con suficiente personal de salud y enfermería no objetor para garantizar que se preste la atención médica sin discriminación.

La magistrada Margarita Ríos-Farjat expuso que: “por seguridad y tranquilidad de las pacientes deberían ser atendidas por personal médico que les oriente, guíe y apoye, alejándolas de prácticas peligrosas, clandestinas y prejuiciosas”.