“Les niegan sus derechos sexuales y reproductivos”, Humans Right Watch pidió a Dominicana que legalice el aborto

Humans Right Watch advirtió que República Dominicana, uno de los países más desiguales para las mujeres en todo el mundo, tiene políticas que fomentan el embarazo adolescente y el aborto inseguro. “Las adolescentes necesitan educación sexual así como servicios de salud adecuados, incluido acceso a aborto seguro y legal”, alertaron en un informe. En Dominicana, donde un 13 por ciento de las muertes maternas son por abortos clandestinos, está prohibida la interrupción del embarazo en todas las causales.

En el documento de 50 páginas titulado «Sentí que el mundo se venía abajo: Salud y derechos sexuales y reproductivos de las adolescentes en República Dominicana», HRW denuncia que las autoridades dominicanas están postergando el lanzamiento de un programa de educación sexual, “ dejando a cientos de miles de adolescentes sin información científica precisa sobre su salud».

El país tiene la tasa más alta de embarazos adolescentes en América Latina y el Caribe, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS). En ese sentido, la organización subrayó que la situación «es una consecuencia de la inadecuada educación en sexualidad del país y la necesidad no cubierta de anticoncepción”. Los datos de Salud Pública muestran que el 20,5 % de las dominicanas de 15 a 19 años quedan embarazadas en la adolescencia y la mayoría de estos embarazos no son planeados ni deseados.

El informe se basa en entrevistas a 30 niñas y mujeres que quedaron embarazadas antes de cumplir los 18 años, y decenas de otras personas, incluidos estudiantes, jóvenes LGBT, proveedores de atención médica y servicios sociales, y expertos en el campo. «A las adolescentes de República Dominicana se les niegan sus derechos sexuales y reproductivos, incluido el acceso a un aborto seguro», sintetizó la organización.

HRW llegó a la conclusión de que despenalizar el aborto es necesario para frenar el embarazo adolescente no deseado y reducir el aborto inseguro. “Las leyes que tipifican como delito el aborto crean un temor generalizado y empujan el aborto a la clandestinidad, obligando a las mujeres y las niñas a recurrir a medidas inseguras para poner fin a los embarazos no deseados”, destacaron.

El derecho internacional establece que las menores tienen derecho a acceder a información sobre salud sexual y reproductiva, igual que la legislación dominicana, pero el país se encuentra bajo escrutinio internacional por no proporcionar en las escuelas una educación sexual, científicamente precisa y basada en los derechos.

En 2015, las autoridades anunciaron planes para incorporar la educación integral en sexualidad en el currículo nacional y desarrollaron materiales para educadores y orientadores, pero la Junta Nacional de Educación no aprobó el nuevo enfoque para que pueda implementarse en todo el país.

Muchos adolescentes pasan apuros para obtener servicios de salud confidenciales y no estigmatizantes, y algunos no tienen acceso a servicios importantes de salud sexual y reproductiva, como la anticoncepción. Una encuesta del Ministerio de Salud de 2013, los datos más recientes disponibles, encontró que el 27 % de las jóvenes de 15 a 19 años, y el 21 % de 20 a 24 años tienen necesidades de anticonceptivos no cubiertas.

“República Dominicana debe despenalizar el aborto, implementar planes para proporcionar una educación integral en sexualidad en las escuelas y abordar otras barreras que ponen en peligro los derechos sexuales y reproductivos de las niñas”, concluyeron.