Pisarello, el tucumano Vicealcalde de Barcelona: “Yo soy hijo de la dictadura argentina”

Gerardo Pisarello, quien hoy es la segunda máxima autoridad administrativa de la ciudad de Barcelona, nació en Tucumán en 1970, en la antesala de la última y más sangrienta dictadura militar. Hijo de un dirigente radical desaparecido en su provincia natal, cuenta que su “biografía política” está marcado por este suceso, al definirse como un fruto del Tucumanazo pero también como un “hijo de la gran reacción del Terrorismo de Estado para frenar toda esa rebeldía”.

“Yo nazco en el año 70, el año del Tucumanazo, el año de todas las grandes movilizaciones obreras y estudiantiles que se producen en Argentina contra la dictadura de Ongania. Estas abren un camino de esperanza porque lo que se trataba era de buscar una alternativa a esos planes de ajuste que se aplicaban en esa época”, relata Pisarello en diálogo con el programa Latinoamérica Piensa, al referirse al escenario de revueltas sociales que enfrentó la dictadura de Juan Carlos Onganía, quien ejerció de facto la presidencia de la Argentina entre 1966 y 1970.

También habló de su padre a la hora de contar su historia, un abogado que se convirtió en defensor de presos políticos “sin compartir esa tradición”. A Angel Pisarello lo asesinaron en 1976, cuando Gerardo tenía tan solo cinco años. “Un día, después de muchas amenazas, entraron a casa y se lo llevaron”, recordó el ahora vicealcalde de Barcelona, quien además consideró que luego “por fortuna” apareció asesinado en Santiago del Estero. “Al menos pudimos conocer su paradero”, destacó al trazar la suerte de otros 30 mil desaparecidos de los cuales aún se desconoce su paradero.

“Mi biografía política está marcada por ese hecho, soy consciente de que eso puede volver a pasar, que la profundización de las políticas de desigualdad, de las políticas neoliberales puede acabar en una salida autoritaria. Por eso en cierto sentido estoy preparado cuando veo lo que está pasando en Europa, lo que vuelve a ocurrir en América Latina, porque estoy muy marcado por toda esa experiencia”, enfatizó Pisarello en una entrevista con Nicolás Trotta.