8M: “Paren de matarnos”, el pedido urgente ante el aumento de femicidios en la región

Al menos 190 mujeres fueron asesinadas en Latinoamérica durante los dos primeros meses del año. La cifra se suma a las estadísticas de víctimas de violencia de género en la región, mujeres que antes de pasar a ser un número tenían un nombre, una familia, un proyecto de vida. Durante el 2020, año marcado por el aislamiento y la pandemia, unas 2.456 mujeres fueron asesinadas. En el Día Internacional de la Mujer, el mensaje es urgente: “Paren de matarnos”.

La cifra es imprecisa, “faltan casos”, advierten desde el Mapa Latinoamericano de Femicidios (MLF), que realiza la organización MundoSur. Lo que faltan, también, son vidas. Las de las mujeres que fueron asesinadas por el simple hecho de ser mujer. Las víctimas de la violencia machista y el patriarcado.

El objetivo del MLF es visibilizar “el flagelo que estamos viviendo las mujeres en Latinoamérica, incrementadas por el confinamiento social preventivo y obligatorio en medio de la pandemia por COVID-19”.

Desde la organización remarcan que los femicidios son “la punta del iceberg” de la violencia doméstica. “El resultado fatal de múltiples violencias invisibilizadas y desoídas por parte de quienes tenían la obligación de hacerlo”, explican, a la vez que remarcan que el número de víctimas crece año a año en América Latina.

Pandemia y violencia

El Mapa de Femicidios registró 373 femicidios en diez países de América Latina durante las cuarentenas por la pandemia causada por COVID-19.

Los casos comenzaron a registrarse desde marzo del 2020 con datos proporcionados por las fuentes territoriales de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, México, Paraguay, Perú, Puerto Rico y Venezuela; a medida que comenzaron a implementarse las cuarentenas obligatorias en estos países.