8M: Las mujeres ganan menos y ocupan sólo el 30% de los cargos directivos

La posibilidad de conseguir un trabajo para una mujer es un 26 por ciento menor que para un hombre, número que apenas mejoró un 1,9 por ciento con respecto a 1991. Las más afectadas a la hora de buscar empleo o crecer en su ámbito profesional son las madres con hijos pequeños, algo que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) llamó como “penalización profesional de la maternidad”. En el mundo, sólo el 31 por ciento de los cargos gerenciales están ocupados por mujeres y la brecha salarial confirma la inequidad: las mujeres ganan entre un 20 y un 30 por ciento menos que los varones por las mismas tareas.

Los datos que surgen del último informe de la OIT, publicado a principio de mes por el Día Internacional de la Mujer, muestran como la equidad en el mundo laboral está todavía lejos de alcanzarse. El panorama es pesimista: según los cálculos de la OIT faltan todavía 209 años para que estos desequilibrios desaparezcan. Hace tres años que por el 8 de marzo las organizaciones de mujeres de todo el mundo convocan al Paro Internacional de Mujeres, lo que le devuelve a la fecha su origen histórico de lucha por derechos laborales e igualdad en todos los ámbitos. 

Fuente: Organización Internacional del Trabajo

La OIT remarcó también que el 70 por ciento de las mujeres prefieren tener un empleo a quedarse en casa. «Ya no se puede afirmar de manera creíble, en ninguna región ni con respecto a ningún grupo de ingresos, que las diferencias en cuanto a empleo entre hombres y mujeres obedecen a que las mujeres no quieren trabajar fuera del hogar», dijo la jefa del Área de Género, Equidad y Diversidad de la OIT, Shauna Olney.

Las más afectadas por la desigualdad son las mujeres con hijos menores de seis años, que sufren lo que el organismo llamó «la penalización profesional de la maternidad». En los últimos diez años creció la diferencia entre las mujeres sin hijos pequeños y las mujeres con hijos menores de seis años que trabajan. Pasó del 5,3 al 7,3 por ciento.

La penalización de la maternidad no se limita al acceso a un empleo, sino que sigue a las mujeres durante gran parte de su trayectoria profesional y obstaculiza sus posibilidades de llegar a puestos de liderazgo. Lo demuestra el hecho de que sólo el 25 por ciento de gerentes con hijos menores de seis años sean mujeres. La inequidad se extiende más en los cargos directivos: sólo el 31 por ciento está ocupado por mujeres.

De acuerdo a los datos de la OIT, la brecha salarial a nivel mundial persiste: las trabajadoras ganan en promedio un 20 por ciento menos que los varones. En Latinoamérica, la brecha es mayor y alcanza el 30 por ciento en algunos países.