8M: Cada año son asesinadas casi 3000 mujeres en América Latina

Cada año mueren al menos 2.795 mujeres víctimas de la violencia machista. Asesinadas sólo por el hecho de ser mujer, por su condición de género. En la región Brasil encabeza la lista de femicidios con 1.133 víctimas y El Salvador tiene la mayor tasa en proporción: 10,2 femicidios cada 100 mil mujeres. El dato que más preocupa a los organismos especializados es que ni la tipificación del delito ni la visibilización estadística de los últimos años alcanzaron para disminuir la cifra.

Según el último informe publicado por el Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe de la Cepal, en términos absolutos, Brasil lidera la lista de femicidios con 1.133 víctimas confirmadas en 2017.

Si se compara la tasa por cada 100 mil mujeres, el fenómeno alcanza su mayor expresión en El Salvador que no encuentra paralelo en otro país de la región: 10,2 femicidios cada 100 mil mujeres. En Guatemala, República Dominicana y Bolivia también se observaron altas tasas en 2017, iguales o superiores a 2 casos cada 100 mil. Solamente Panamá, Perú y Venezuela registran tasas inferiores al 1,0 en la región.

Fuente: Observatorio de Igualdad de Género
de América Latina y el Caribe

“El femicidio es la expresión más extrema de la violencia contra las mujeres. Ni la tipificación del delito ni su visibilización estadística han sido suficientes para erradicar este flagelo que nos alarma y horroriza cada día”, dijo Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, quien llamó a los países a dar prioridad a las políticas públicas orientadas a prevenir, sancionar y erradicar todas las formas de violencia contra las mujeres en la región.

En el Caribe, cuatro países registraron en conjunto 35 víctimas de femicidio en 2017: Belice (9 víctimas), las Islas Vírgenes Británicas (1), Santa Lucía (4) y Trinidad y Tabago (21). Guyana y Jamaica informaron la muerte de 34 y 15 mujeres, respectivamente, a manos de su pareja o ex pareja.

Ante la gravedad del fenómeno, 18 países latinoamericanos han modificado sus leyes para sancionar este crimen, tipificándolo como feminicidio, femicidio u homicidio agravado por razones de género: Costa Rica (2007), Guatemala (2008), Chile y El Salvador (2010), Argentina, México y Nicaragua (2012), Bolivia, Honduras, Panamá y Perú (2013), Ecuador, República Dominicana y Venezuela (2014), Brasil y Colombia (2015), Paraguay (2016) y Uruguay (2017).