5 años sin Fidel Castro: Cuba recuerda a su líder revolucionario

Un día como hoy, hace 5 años, fallecía Fidel Castroel líder revolucionario más influyente de Latinoamérica del siglo XX. Cuba lo recuerda con actos oficiales y presentaciones artísticas durante todo el fin de semana. “Desde que era un niño lo conozco y lo quiero. Ahora trato de seguir sus pasos”, resaltó con emoción el actual presidente Miguel Díaz-Canel, quien lo definió además como “el mejor discípulo de José Martí”

Foto: AFP

Cientos de personas, incluido el mandatario se reunieron este miércoles por la noche en la escalinata de la Universidad de La Habana en el inicio de las conmemoraciones por el quinto aniversario de la muerte de Fidel. 

5 años sin Fidel Castro

Fidel murió el 25 de noviembre de 2016, a los 90 años de edad en La Habana. Dirigió los destinos de Cuba durante medio siglo, hasta que, en 2006, Raúl asumió el cargo de primer secretario del PCC y la presidencia cubana.

Amado por sus seguidores en todo el continente, pero acusado de ser un dictador por sus adversarios, Castro lideró en 1959 la revolución que colocó a la isla caribeña en el foco de la escena internacional por 47 años. 

Foto: EFE

Los restos del comandante en jefe, quien nació el 13 de agosto de 1926 en Birán, en el oriente cubano, descansan en el cementerio de Santa Ifigenia en la provincia de Santiago de Cuba. 

Miles de cubanos se acercaron a llorarlo el 26 de noviembre en el memorial José Martí en la Plaza de la Revolución de La Habana. Luego, se inició una procesión que recorrió 13 de las 15 provincias, y que concluyó el 4 de diciembre, cuando se realizó finalmente el funeral en Santa Ifigenia.

Foto: AFP

Sus primeros años y los comienzos de la revolución

Nacido el 13 de agosto de 1926 en Birán, en la provincia de Holguín, al este de Cuba, fue educado por los jesuitas en la fe católica, tras crecer en una familia de clase media de inmigrantes españoles. Hijo de un próspero plantador de caña de azúcar, se recibió de abogado en 1945 en la Universidad de La Habana y trabajó luego representando a los pobres de la capital cubana.

Castro era candidato a la Legislatura cuando el general Fulgencio Batista dio el 10 de marzo de 1952 un golpe de Estado, dos meses antes de que se realizaran elecciones presidenciales, instaurando una dictadura en el país.

El joven Castro, de gran oratoria y carisma, organizó una rebelión fallida contra Batista el 26 de julio de 1953 junto a un grupo de la juventud del Partido Ortodoxo, asaltando el Cuartel Moncada en Santiago de Cuba, la capital del país. Pero el líder revolucionario fue capturado y sometido a un juicio en el que asumió su propia defensa, pronunciando su famosa frase “La historia me absolverá”, tras ser condenado a 15 años de prisión.

Foto: AFP

Después de ser liberado por una amnistía que dio Batista, partió a México, donde conoció al argentino Ernesto “Che” Guevara, quien se sumó a los rebeldes cubanos que regresaron a la isla en 1956.

Si bien la mayoría de los 80 guerrilleros murieron durante el desembarco del yate “Granma”, una decena de sobrevivientes se refugió en la Sierra Maestra, desde donde fueron organizando una insurrección en toda la isla. 

El primero de enero de 1959 la guerrilla forzó la salida de Batista, nacionalizó el comercio, la industria privada, expropió tierras y las empresas de titularidad estadounidense y prohibió a todos los grupos políticos, con excepción del Partido Comunista (PC).

Poco años después, la Revolución Cubana expandió los servicios de salud y eliminó el analfabetismo que había en el país. 

El bloqueo y las denuncias en su contra

El 3 de enero de 1961, Estados Unidos y Cuba rompieron relaciones diplomáticas tras lo cual el presidente John F. Kennedy trató de derrocar a Castro mediante la invasión de Bahía de los Cochinos, incursión que fue derrotada por las tropas cubanas y que luego provocó la Crisis de los Misiles, provistos por la extinta Unión Soviética.

Foto: EFE

En represalia, Kennedy impuso en 1962 un bloqueo comercial a la isla caribeña que dura hasta la actualidad, y que fue condenado en diversas oportunidades por la Asamblea General de la ONU.

Castro fue ratificado en el gobierno en diversas oportunidades por el PC de Cuba, con multitudinarias expresiones de adhesión que solían repetirse cada 1° de mayo, pero a lo largo de medio siglo surgieron grupos de derechos humanos que criticaron las restricciones y la falta de libertad de expresión en la isla caribeña