10 años de cooperación

Latinoamérica

Ayer se conmemoraron 10 años desde que la esperanza del pueblo latinoamericano renació para derrotar al imperialismo y sus socios neoliberales. La creación del ALBA fue uno de los actos de mayor osadía política de la región. Luego de una década, la declaración de la última cumbre ratifica la búsqueda de la integración con desarrollo y soberanía que impulsaron su existencia. 

El presidente cubano Raul Castro inaugura la Cumbre/ Foto .trabajadores.cu

Redacción- Prensa Latina (Cuba) 

La integración de los países miembros del ALBA-TCP será en función del desarrollo regional y la soberanía de los pueblos, destaca el texto publicado hoy de la declaración final de la XIII Cumbre de ese mecanismo.

Los Jefes de Gobiernos y representantes de los 11 países que ahora integran la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de los Pueblos (ALBA-TCP) ratificaron los principios de solidaridad, cooperación y complementariedad entre sus países.

El texto aprobado ayer resalta el reclamo del ALBA a Estados Unidos para un cambio de política hacia Cuba que contemple el fin inmediato del bloqueo económico, comercial y financiero y el cese de las acciones subversivas, ilegales y encubiertas que violan la soberanía y el derecho de los pueblos a la autodeterminación.

Quedó plasmada también la solidaridad con el justo e histórico reclamo del Estado Plurinacional de Bolivia sobre su derecho a una salida al mar con soberanía, así como una felicitación por su reciente elección como miembro del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas a partir del año 2015.

El proceso de diálogos por la paz en Colombia, las partes implicadas recibieron las congratulaciones de esta Cumbre del ALBA-TCP, en tanto reiteró el apoyo al logro de un acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera en Colombia.

Argentina y su lucha en defensa de la soberanía sobre las islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur, y la defensa de su dignidad nacional, soberanía y libre determinación frente al ataque de los fondos buitres, fue otro tema que tuvo el respaldo de esta XIII cita de este mecanismo regional.

Los miembros del ALBA se comprometieron a mantener y profundizar la cooperación solidaria con Haití, así como a apoyar todos los esfuerzos de esta región y de otros países del mundo en función de la reconstrucción económica y social de la nación haitiana.

Otros acuerdos subrayan la importancia del derecho de los países del Caribe a recibir un tratamiento justo y diferenciado y a la crisis climática como uno de los más grandes desafíos que enfrenta la humanidad.

ALBA convocará a una reunión de negociadores y cancilleres de los países miembros para coordinar las posiciones de cara a la XXI Conferencia de las Partes de la Convención, a celebrarse en París, Francia, en 2015.

«La integración de los países miembros del ALBA-TCP será en función del desarrollo regional y la soberanía de los pueblos, destaca el texto publicado hoy de la declaración final de la XIII Cumbre de ese mecanismo. Los Jefes de Gobiernos y representantes de los 11 países que ahora integran la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de los Pueblos (ALBA-TCP) ratificaron los principios de solidaridad, cooperación y complementariedad entre sus países»

La lucha regional para prevenir y enfrentar la epidemia del ébola por parte de ALBA-TCP y Caricom mereció la felicitación de esta cumbre que llamó a continuar coordinando esfuerzos y estricto seguimiento al cumplimiento de los acuerdos adoptados en la Cumbre Extraordinaria del ALBA-TCP sobre el ébola.

Otra de las tareas a encarar por el grupo regional será diseñar estrategias y acciones concretas que permitan la construcción y desarrollo de la Zona Económica Complementaria ALBA-TCP-Petrocaribe-Caricom-Mercosur como espacio de complementariedad económico-productiva.

De acuerdo con el documento se convocará una reunión de los países del ALBA-TCP sobre la Misión Milagro en Caracas, en enero de 2015, para evaluar, planificar y proponer la ampliación de este programa.

Además el Consejo de Complementación Económica del ALBA-TCP se reunirá el 23 de febrero de 2015, en La Habana, para analizar las propuestas que permitan impulsar las acciones en el ámbito económico de la organización.

Quedó convocado un consejo político del ALBA-TCP, el 24 de febrero de 2015, en La Habana, en el contexto de las celebraciones con motivo del 120 aniversario del reinicio de las luchas por la independencia de Cuba.

Leer la Declaración Final de la XIII Cumbre del ALBA-TCP en La Habana aquí 

Diógenes Díaz- Alainet (Ecuador) 

No sumamos a destacar la importancia geopolítica del surgimiento de este espacio de cooperación e integración regional hace 10 años.  No somos mezquinos en apreciar positivamente que propuestas como el ALBA se plantean en concreto opciones distintas a los bloques de poder del planeta; la consigna de otro mundo es posible, como bandera de los movimientos sociales en la década pasada encuentra en la realidad iniciativas como la mencionada.

La mayor derrota que ha recibido el imperialismo y sus socios neoliberales fue la creación del ALBA. La esperanza de los pueblos renació; construir una articulación solidaria, autónoma e independiente se consolidó en programas concretos. La ruptura con una historia colonial que nos fragmentaba cotidianamente, hoy olvidada en el pasado. La lejanía con los pueblos del llamado Caribe inglés, tan cerca geográficamente pero distantes políticamente, se acabó; muchos países desconocidos por nuestras mayorías en la actualidad se nombran. El Caribe dejó de estar ausente en los dibujos del mapa de América. Aparece ese hermoso collar de islas que adornan nuestra cabeza como región.

Aunque se plantea como alternativa de los pueblos, notamos ausencias inexplicables: el tema de los afrodescendientes como punto en una agenda. Nadie puede negar la presencia de los afrodescendientes en los países del ALBA; ¿quién desconoce que en los países del Caribe inglés y Cuba nos encontramos? podemos aceptar que se tenga duda que en Bolivia, prioritariamente de cara indígena, hay una comunidad afrodescendiente; y la Nicaragua sandinista, su Caribe es afro. Por luchas históricas del pasado y en la historia inmediata de los procesos de transformación política de Ecuador y Venezuela, los afrodescendientes estamos al frente con nuestras banderas. El ALBA tiene varios rostros Afrodescendientes. El Alba es Afrodescendiente también.

Diógenes Díaz, Vocero Internacional, Movimiento Social Afrodescendientes de Venezuela.

Gerardo Szalkowicz- Marcha (Argentina) 

Hace justo una década, Chávez y Fidel proponían un nuevo modelo de integración recuperando la estirpe libertadora. Aun atravesando una etapa de cierta inercia, el ALBA sigue siendo el único bloque regional cuestionador del orden capitalista.

» Se cumplieron 10 años de uno de los actos de mayor osadía política, cuando el líder regional más destacado del siglo XX y su homónimo en lo que va del XXI conspiraron en soledad y les propusieron a los pueblos de América Latina y el Caribe un nuevo modelo de integración; o más bien, el rescate del espíritu y el proyecto latinoamericanista » 

Se cumplieron 10 años de uno de los actos de mayor osadía política, cuando el líder regional más destacado del siglo XX y su homónimo en lo que va del XXI conspiraron en soledad y les propusieron a lo
s pueblos de América Latina y el Caribe un nuevo modelo de integración; o más bien, el rescate del espíritu y el proyecto latinoamericanista inconcluso en la era independentista. Germinaba así la Alternativa (luego Alianza) Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). Nacía una época de esperanza.

Corrían tiempos en que la Casa Blanca intentaba otro brutal zarpazo para devorarse con más eficacia las riquezas de la región. Se multiplicaban también las luchas contra ese proyecto neocolonialista, sepultado un año después en Mar del Plata. Pero para los comandantes Chávez y Fidel no alcanzaba sólo con mandar el ALCA al carajo. De la resistencia había que pasar a la ofensiva. De las protestas había que salir con propuestas. Y así fue que el 14 de diciembre de 2004 lanzan esta respuesta estratégica: construir una trinchera que lleva en sus genes lógicas antagónicas, a contramano de todas iniciativas regionales tuteladas desde el Norte en los últimos 200 años.

El ALBA formula “una integración basada en la complementariedad, la solidaridad y la cooperación entre los Estados y los pueblos”. Introduce principios no mercantilistas en las relaciones entre los países, corre del centro de la escena la ponderación de los intereses económicos para apostar a una vinculación integral: se define como “una alianza política, económica, social y cultural en defensa de la independencia, la autodeterminación y la identidad de los pueblos que la integran”. En palabras de Chávez, “el ALBA es un proyecto geopolítico, político, económico, pero el fin último es el fin social”.

 

Leer el artículo de Prensa Latina aquí 

Leer el artículo completo de Alainet aquì 

Leer el artículo completo de Marcha aquí