Vie 18 Ago 2017
Latinoamérica

La maniobra ilusionista de la lucha anticorrupción

Emilio Cafassi

Tres grandes lineamientos ideológicos componen el trípode sobre el que la nueva derecha asienta sus discursos. El primero refiere a la recesión y el consecuente deterioro social. El segundo apela a la inseguridad y por último sobresale la recurrente denuncia de corrupción. La estrategia de las fuerzas conservadoras consiste en desvincularse de la propia responsabilidad en los problemas expuestos, atribuyéndoselos a las alternativas progresistas.

| | |

Emilio Cafassi- La República (Uruguay)

La heterogeneidad y complejidad de la coyuntura política latinoamericana no impide trazar algunas coordenadas analíticas groseras, aún con las desigualdades que cada país experimenta. Particularmente en lo que a la ofensiva derechista respecta. Tres grandes lineamientos ideológicos componen el trípode sobre el que asientan sus adaptaciones retóricas y énfasis a cada circunstancia y latitud.

El primero refiere a la recesión o directamente la ausencia de desarrollo capitalista y el consecuente deterioro social. El segundo apela a la inseguridad y por último sobresale la recurrente denuncia de corrupción.

Todas variables que en diversa proporción y magnitud pueden reconocerse en la discursividad hegemónica de la totalidad de los países, donde la maniobra ilusionista consiste en desvincularse de la propia responsabilidad en los problemas expuestos, atribuyéndoselos a las alternativas progresistas o de izquierda allí donde alcanzaron o mantienen el poder político o, en su defecto, proyectando la expansión de estos flagelos donde tendrían chances de disputarlo.

En todos los casos del giro progresista, ya se sustenten o hayan intentado mayor o menor radicalización de sus acciones, el límite siempre estuvo y estará demarcado por la regulación del capitalismo, cada vez más global e interdependiente, lo que impide la mitigación inmediata o de corto plazo de los dos primeros problemas sociales endémicos aludidos.

Resulta imposible una drástica reducción capitalista de la inequidad, tanto como de la llamada inseguridad, es decir la violencia física para la apropiación individual de alguna forma de riqueza ajena. Sin embargo, ni deben soslayarse los avances en la reducción de la pobreza, o de inclusión con derechos sociales que permiten mitigar parcialmente la barbarie explotadora, ni menos aún expandir la búsqueda de políticas que atiendan las más graves situaciones de abandono y deterioro.

" Tres grandes lineamientos ideológicos componen el trípode sobre el que asientan sus adaptaciones retóricas y énfasis a cada circunstancia y latitud. El primero refiere a la recesión o directamente la ausencia de desarrollo capitalista y el consecuente deterioro social. El segundo apela a la inseguridad y por último sobresale la recurrente denuncia de corrupción "

Sólo intento subrayar que será necesaria fuerza y lucidez suficiente para remar contra una barrosa corriente descendente, cuyo torrente se acrecienta donde mayor sea la concentración de los medios de comunicación de masas y recurrencia de los mensajes porque no sólo adoptando medidas se alteran las relaciones de fuerza, sino también comunicándolas pedagógicamente.

En otros términos, si no se despliega una lucha contra hegemónica en la esfera ideológica y cultural, con precisos medios de comunicación y claros mensajes, el desgaste ciudadano será inevitable, por imposibilidad de diferenciación. Al modo del estructuralismo más duro y determinista, casi althusseriano, las derechas aludirán a leyes inexorables del devenir capitalista, presentándose luego como los más eficientes operadores sobre ellas.

Su objetivo último es poder instaurar un sentido común de la linealidad histórica y de sus capacidades gerenciales alineadoras. Sin embargo, la ofensiva no concluye allí, sino que su desembocadura última es la extensión de la igualación hacia el plano moral, deteriorando la propia política como instrumento de regulación de la vida social.

Sin duda las empresas en general apoyarán y estimularán el desarrollo de las opciones políticas conservadoras, en virtud de las garantías de continuidad que ellas ofrecen a sus intereses. Pero en lo concerniente a los mass-media, que son parte constitutiva de la industria cultural capitalista, la relación entre discursividad y ganancia se potencia adquiriendo el carácter de alianza.

El escándalo, la violencia, la miseria humana, material, simbólica y moral, multiplican su masa de plusvalía, tanto como la demanda solvente en el resto de las ramas industriales. Mucho más aún cuando tales denuncias y exhibiciones cuentan con verosimilitud y hasta encarnadura, como en buena parte de América Latina.

Leer el artículo completo aquí

#‎LatinoaméricaPiensa‬ ► www.latinoamericapiensa.com

Un vídeo publicado por Latinoamérica Piensa (@latampiensa) el

Developed in conjunction with Ext-Joom.com

Suscribete al newsletter

Developed in conjunction with Ext-Joom.com

Informe especial

Informe especial

Informe especial

Radio Malena

Developed in conjunction with Ext-Joom.com

"

Developed in conjunction with Ext-Joom.com