Vie 23 Jun 2017
Latinoamérica

El pensamiento del arquitecto de la unidad latinoamericana

Especial

Marco Aurelio García reflexiona constantemente sobre la coyuntura política regional y, siempre con una mirada crítica y constructiva, ayuda a entender el intrincado devenir de la correlación de fuerzas en América Latina. De adelante para atrás, un compilado de sus aportes al pensamiento local, que compartió en distintas entrevistas de los últimos años. El desafío de la integración, la situación de Brasil y su mirada sobre los movimientos populares.

| | |

Redacción- Página/12 (Argentina) 5-04-2017

Marco Aurélio García analizó los movimientos progresistas en la región, las necesarias autocríticas que adeudan, la necesidad de frenar las “contrareformas neoliberales” y la trascendencia de la victoria del candidato de Alianza País, Lenín Moreno, en las elecciones del domingo pasado en Ecuador. En diálogo con el programa “te quiero a las diez”, Marco Aurélio también se refirió a la crisis política y económica de Brasil, y explicó que las acusaciones de corrupción contra Lula y Dilma forman parte de una creciente “judicialización de la política” a nivel regional.

“Creo que hoy una de las misiones del movimiento popular y del progresismo es resistir a esa ola de contrareformas neoliberales, este segundo consenso de Washington que se está intentando implantar en muchos países y, por otro lado, dibujar un proyecto alternativo.”, opinó el principal asesor del Partido de los Trabajadores.

Durante la entrevista, Marco Aurélio detalló la causa de la débil imagen positiva del actual presidente, Michel Temer, y señaló que “en un primer momento la idea de legitimidad era compartida por un sector aún minoritario de la sociedad, pero en la medida en que el gobierno fue aplicando con una ferocidad y con una velocidad increíble su contrareforma, se fueron dando cuenta”. Más adelante señaló como punto de quiebre el congelamiento del gasto público por 20 años, al que calificó de "recesivo y profundamente antidemocrático” y, por otro lado,  la llegada al poder de “un grupo de la clase dominante” que “sin fusiles ni tanques, recuperó los trozos de poder que había perdido” a través de un golpe parlamentario.

Por último, calificó al juez Sergio Moro como “el pop star de la derecha” y detalló el accionar de varios fiscales, que impulsan denuncias por corrupción contra los líderes del PT: “Él es el principal personaje de una tendencia muy complicada que se está desarrollando en varios países pero en Brasil de una forma más fuerte, que es lo que llamamos la judicialización de la política”. "Están utilizando mecanismos muchas veces ilegales para tratar de conducir una investigación con un sesgo netamente político, más que político, partidario, con una articulación muy fuerte con los medios para crear una presión de opinión pública en sentido de una condena previa”.

Redacción- Sputnik (Rusia) 3-09-2016

“Desde el 2014 cuando Dilma Rousseff fue reelegida ya había una movida muy grande de la oposición para que ella no pudiera cumplir su segundo mandato. Se trató de descalificar su victoria alegando fraude. Hubo una investigación independiente y no se constató nada. Después empezaron con iniciativas para que Dilma no pueda ejercer su mandato. Y finalmente la obstrucción de las medidas fundamentales para superar la crisis económica a través de la mayoría parlamentaria”, apuntó Marco Aurelio García a GPS Internacional, sobre los antecedentes del proceso de impeachment que culminó con la destitución de la presidenta electa el pasado 31 de agosto.

“Tenemos un Brasil muy dividido. Y la consideración muy clara que el gobierno actual está lleno de sectores extremadamente corruptos y puede efectivamente tratar de frenar las investigaciones de corrupción para protegerse y por otra parte de rehacer un programa de gobierno anterior incluso a la constituyente de 1988. Esto es muy grave porque puede hundir al país en un crisis social y política profunda”, señaló el ex asesor presidencial de asuntos exteriores durante los gobiernos de Luis Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff. 

“Antes la oposición acusaba que nosotros teníamos una política exterior ideológica, ignorando que tratamos en los trece años y medio de realizar una política de unificación en el subcontinente y de solucionar las crisis a través de la negociación diplomática. El nuevo gobierno creó inmediatamente una crisis tremenda que ha paralizado al Mercosur”, manifestó García a Sputnik y Radio Uruguay. 

Banco de Desarrollo de América Latina 26-02-2016

El asesor especial para Asuntos Internacionales de Brasil, Marco Aurélio Garcia, abordó los desafíos que enfrenta la región en materia de integración y consideró que cualquier avance que se dé en pos de ese objetivo debe ser "un proceso conjunto" que beneficie a todos los países porque, de lo contrario, corre el riesgo de no perdurar en el tiempo.  

"Los proyectos de integración suponen que los países sepan que no basta con que uno o dos ganen. Tiene que ser un proceso conjunto,donde todos ganen", sostuvo el funcionario brasileño durante una nueva edición del ciclo "Conversando con CAF" junto a Enrique García, presidente ejecutivo de CAF -banco de desarrollo de América Latina.  "Si uno hace una apuesta regional y quiere solamente ganar él, esa apuesta se cae, dura poco", agregó.

En las últimas décadas, ya sea por intereses económicos, cercanía geográfica o afinidad ideológica, se crearon en la región varios bloques de integración como Unasur, Celac, el ALBA o la Alianza del Pacífico. Marco Aurelio García -quien asesora a la Presidencia de Brasil desde 2003, cuando asumió el entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva- fue un articulador clave en esos procesos, que conoce a fondo.

Tanto él como Enrique García coincidieron en la importancia de tener una identidad unitaria como bloque en un mundo globalizado como el actual, algo que el asesor brasileño ejemplificó con la formación de Unasur.

"Cuando planteamos el proyecto la idea fundamental sobre la que trabajábamos era que América del Sur tenía un potencial extraordinario para la inserción en un mundo que se estaba haciendo multipolar.  Avanzamos con la convicción de que podíamos ser un polo porque teníamos, primero, las grandes reservas de energía del mundo y, segundo, una agricultura extraordinariamente importante, beneficiada por la tecnología y la inversión", relató.

El presidente ejecutivo de CAF señaló, por su parte, el rol determinante que juega Brasil en este proceso. "Si Brasil no estuviera comprometido con un proceso de integración, no hay integración posible", señaló.

Según su opinión,  "la integración regional se vuelve indispensable" para "entrar en las cadenas productivas a nivel global con innovación, tecnología y con el potenciamiento de áreas y servicios industriales".  Pero agregó que, para lograr esa integración, "es clave que se articulen los temas, como lo hemos visto en CAF con la infraestructura", manifestó Enrique García.

En los últimos 15 años, CAF aprobó más de 65 proyectos de integración sudamericana, incluidas carreteras, gasoductos y telecomunicaciones, según detalló.

Marco Aurélio Garcia también enfatizó la necesidad de que la región profundice un proceso de diversificación industrial, dejando atrás un modelo agroexportador de materias primas sin valor agregado, para insertarse en el actual escenario mundial.

"Nuestros países no pueden renunciar a una vocación industrial. Pero para impulsar un sector industrial más fuerte tenemos que garantizar que efectivamente nuestra industria pueda ser competitiva", sostuvo  el funcionario brasileño. "Eso sería un gran futuro para la región", añadió. 

Leer el artículo de Página/12 aquí 

Leer el artículo de Sputnik aquí

Leer el artículo de CAF aquí

#‎LatinoaméricaPiensa‬ ► www.latinoamericapiensa.com

Un vídeo publicado por Latinoamérica Piensa (@latampiensa) el

Developed in conjunction with Ext-Joom.com

Suscribete al newsletter

Developed in conjunction with Ext-Joom.com

Informe especial

Informe especial

Informe especial

Radio Malena

Developed in conjunction with Ext-Joom.com

"

Developed in conjunction with Ext-Joom.com